Secuelas de la represión en Alta Verapaz

Semococh testimonio de la represión

En Alta Verapaz el Estado guatemalteco tomó por sorpresa a las comunidades maya Q’eqchí. En Monte Olivo y 9 de Febrero el Ministerio de Gobernación a través de la fuerza pública ocupó ilegalmente la comunidad de Monte Olivo y sin orden de juez buscó desalojar a decenas de familias.

La represión dur tres días, del 14 al 16 de agosto en las comunidades a orillas del río Dolores: Monte Olivo y 9 de Febrero. Paralelamente la Policía Nacional Civil ocupo Raxruhá y realizó allanamientos sin orden de juez, secuestrando a dos personas mientras buscaba a líderes y lideresas del Comité de Desarrollo campesino -CODECA-.

En Semococh en Chisec, Alta Verapaz, la PNC reprimió a la comunidad: la fuerza antimotines al quedarse sin bombas lacrimógenas abrió fuego contra la población. Allí mismo murieron dos comunitarios Q’eqchí, un tercero murió luego por las heridas de gravedad. La PNC detuvo a 22 comunitarios y los encarcel en la cabecera municipal en Cobán Alta Verapaz.

Vea el video del testimonio en: Semococh testimonio de la represión

Cuando un grupo de mujeres se vuelve luz para quienes desaparecieron

Esta es la historia de doña Carmen, de lo que vivió después de la desaparición de su esposo Felipe por parte del ejército de Guatemala el 11 de mayo de 1981. Su esposo se llamaba Felipe Guzmán era agricultor, ese día llego el ejército a su comunidad, ingresó al terreno de su propiedad y se dirigió a su casa, entraron y sin más se llevaron a don Felipe.

Ésta es la historia de doña Carmen, de cómo tuvo ella que huír, por el asedio militar. Después se organiza en el Comité Nacional de Viudas de Guatemala y empiezan a buscar a sus famiiares en el terreno en donde estuvo el destacamento militar. Muchas mujeres tuvieron muchos sueños reveladores y estaban seguras que ahí estaban sus seres queridos.

Un buen día se dio el momento e iniciaron la búsqueda de los detenidos desaparecidos y así fue como se organizaron con la Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala – CONAVIGUA y que junto a la Fundación de Antropología Forense de Guatemala – FAFG en el año 2003 iniciaron a realizar los trabajos de exhumación, estos finalizaron en 2005. Los trabajos en el antiguo destacamento militar en San Juan Comalapa en el lugar conocido como Palabor, la FAFG realizó la exploración de 52 fosas, en ellas fueron encontradas 220 osamentas. Don Felipe aún no ha aparecido y doña Carmen no cesa en su lucha por encontrarle.

Lea el reportaje completo en: Cuando un grupo de mujeres se vuelve luz para quienes desaparecieron

Anuncios
Etiquetado ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: