Tierras del ingenio Chawil Utz’aj salen a subasta pública

El ingenio Chawil Utz’aj (“Buena caña” en el idioma Q’eqchi’), se trasladó en 2005 al valle del río Polochic desde el Ingenio Guadalupe en la Costa Sur, por el aumento en la competencia de tierras con otros Ingenios. Para ello, se contó con el financiamiento de US$20 millones otorgado por el BCIE a la familia Widman.


Las más de 90 caballerías (sobre las 4 mil hectáreas) de tierras repartida en 37 fincas fueron colocadas a subasta pública por el fideicomiso del Banco Industrial, por un precio base de 30 millones de dólares (El periódico 6 de Agosto del 2010). La subasta fue cancelada temporalmente con un recurso interpuesto por el propio Ingenio. Informaciones que llegan desde Panzós anuncian que al menos son 42 fincas las que el Ingenio quiere vender para saldar sus deudas con la municipalidad (a la que no pagó el IUSI) y sacar beneficio económico a través de la especulación del precio de la tierra.

Las tierras que ocupó el Ingenio no fueron productivas hasta abril del 2009, cuando se realizó la primera zafra. Pero la inversión, en lugar de crecimiento económico y creación de empleo para el territorio, provocó pérdidas económicas, pérdidas de trabajo y tierras no productivas. No se cumplieron las expectativas; tan sólo se alcanzó un rendimiento de 1,800 ton/día de caña en los 60 días que duró la primera zafra, cuando las previsiones eran de 4,200 ton/día, en 120 días1.

La segunda zafra, programada para noviembre de ese mismo año, no llego a iniciarse por un conjunto de problemas: liquidez económica, costos no programados en el traslado, condiciones climáticas y problemas técnicos en la planta. El no funcionamiento del Ingenio provocó que de los 2,000 jornaleros (del Valle del Polochic y de Costa Sur) contratados en abril, quedasen tan sólo 15 técnicos en la planta (provenientes de Costa Sur).

En abril del 2010, nuevamente se incumplieron las promesas de creación de puestos de trabajo en el territorio. Esta vez se realizó la zafra en el Valle pero los jornaleros fueron traídos del Ingenio Magdalena a través de un convenio2. En la actualidad, estas tierras siguen ocupadas de caña abandonada y sin producir.

1Ricardo Díaz, Gerente del Ingenio Chawil Utz’aj

2Durante un mes los trabajadores del Ingenio de Magdalena cortarían la caña que había permanecido en el Valle por más de un año; y por lo tanto era más difícil de cortar. La caña fue trasportada hasta Costa Sur (al Ingenio Magdalena) desde las tierras del Valle del Polochic.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: